Importancia de la dieta en la salud Cardiovascular

Qué es el Colesterol?
febrero 19, 2015
Importancia del ejercicio en la salud Cardiovascular
febrero 20, 2015
Show all

La enfermedad cardiovascular engloba todo tipo de patologías relacionadas con el corazón o los vasos sanguíneos (arterias y venas). En la base del problema se encuentra la formación de una placa de ateroma y el engrosamiento de las paredes arteriales, pudiendo desencadenar en una obstrucción de la arteria y, según su localización, dar lugar a diferentes cuadros clínicos.

Influencia de la nutrición en las enfermedades cardiovasculares

Pautas dietéticas a tener en cuenta:

  • Limitar el consumo de grasas saturadas. La grasa es el factor más estudiado en relación con las enfermedades cardiovasculares. Los ácidos grasos saturados son los principales determinantes del incremento de los niveles de colesterol malo.
  • Disminuir el consumo de ácidos grasos trans. Los ácidos grasos trans no existen de manera natural, sino que son producidos en el proceso de hidrogenación utilizado en industria para endurecer los aceites insaturados.
  • Aumentar la ingesta de grasas insaturadas. Los ácidos grasos omega 9 disminuyen ligeramente el colesterol malo (LDL) y aumentan ligeramente el colesterol bueno (HDL), y están presentes en el aceite de oliva y frutos secos. Los ácidos grasos omega 6, que proceden de los aceites vegetales (girasol, maíz, soja) y los frutos secos, descienden el colesterol malo (LDL) y también el colesterol bueno (HDL), pero aún así son beneficiosos si sustituyen a las grasas saturadas. Los ácidos grasos omega 3, que se encuentran en el pescado azul, mariscos y frutos secos, son muy beneficiosos para la salud cardiovascular, pues actúan disminuyendo los triglicéridos y aumentando la concentración de colesterol bueno (HDL).
  • Controlar la ingesta de colesterol dietético. El contenido de la dieta en colesterol debe ser inferior a 300 mg/día. Los alimentos con contenido más alto de colesterol son los sesos, yema de huevo, hígado y vísceras en general.
  • Elevar el consumo de fibra soluble. La fibra soluble, presente en frutas y verduras, disminuye el colesterol malo (LDL) sin modificar el colesterol bueno (HDL) ni los triglicéridos.
  • Dieta rica en antioxidantes. La vitamina E es la más potente, seguida de los beta-carotenos y de la vitamina C. La vitamina E, por su naturaleza grasa, suele ubicarse en el interior de las LDL evitando su oxidación.
  • Evitar el consumo de alcohol. Por una parte, el consumo de alcohol supone un aporte extra de energía, y si se superan los requerimientos energéticos, puede ser causa de obesidad. Por otro lado, la ingesta de alcohol puede elevar la trigliceridemia.
  • Control del estrés. La manera en la que algunas personas responden al estrés puede aumentar su predisposición a un ataque cardiaco. Tanto el estrés como el acto de enojarse pueden aumentar la presión arterial. Para su control es recomendable implementar técnicas como la relajación muscular, meditación y respiraciones profundas. Es importante que también se reevalúen los hábitos de adicción al trabajo.
  • Chequeos médicos regulares. Los chequeos médicos regulares es una excelente forma de conocer el riesgo personal de EC. Es importante recordar que algunas de estas enfermedades no producen síntomas en sus etapas iniciales, por lo su detección temprana evita su progreso y el desarrollo de complicaciones asociadas.
  • La evaluación médica periódica es de relevancia especial en personas con historia familiar.

Web Design BangladeshBangladesh Online Market