De los hábitos de vida depende la salud del corazón

¿Trabajas largas jornadas? ¡Evítalo! Cuida tu corazón
August 11, 2017
Síndrome de Down,en
August 20, 2017
Show all

Era 18 de junio de 1998. El corazón de una madre, de 30 years old, dejaba de latir. Fue llevada de inmediato a un centro hospitalario, pero ya no había nada que hacer, el médico confirmó a los familiares que la progenitora de cuatro hijas había fallecido, un infarto acabó con su vida.

Casi 20 años después, el caso sorprende a los especialistas en cardiología. “Que una mujer de 30 años fallezca por infarto de miocardio es muy muy raro, por lo tanto debió haber un factor que puede ser heredable o no, que influyera para que muriera por un infarto de miocardio…”.

“Es cierto que hay un papel genético que juega mucho, pero también sabemos que el entorno de las personas, los hábitos de vida hacen que ese factor genético acelere la enfermedad o no”.

Pero ¿qué es el infarto? El infarto es la muerte de un tejido. El infarto cardiaco o cerebral son las peores consecuencias de las enfermedades cardiovasculares (ECV).

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), “las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo. Cada año fallecen más personas por ECV que por cualquier otra causa”.

La OMS señala que las enfermedades cardiovasculares son un grupo de desórdenes del corazón y de los vasos sanguíneos, entre los que se incluyen la cardiopatía coronaria, las arteriopatías periféricas, la cardiopatía reumática, las cardiopatías congénitas y las trombosis venosas profundas y embolias pulmonares.

Los factores más altos que pueden provocar un infarto son el colesterol alto, el tabaquismo, la obesidad, el sedentarismo, la hipertensión arterial, la diabetes mellitus, la dieta inadecuada, los factores psicosociales y la hiperglicemia.

“Estos nueve factores son casi todos de hábitos de salud que han demostrado que son responsables del 90% de los infartos que vemos en el mundo, por lo tanto claramente (es) una enfermedad de la conducta…”.

En Latinoamérica, a diferencia del resto del mundo, el infarto “sobreviene entre los 50, 60 and 65 años”.

Uno de los primeros síntomas para detectar problemas en el corazón es el dolor en el tórax (pecho), pero este aviso se exceptúa para los diabéticos. “Ellos, por el problema de la diabetes, tienen lo que se denomina infarto silencioso, se infartan y no se dieron cuenta”.

Aunque los problemas en el corazón en algunos casos pueden ser congénitos, un gran número surge por los malos hábitos, ante ello Castellano dio tres “áreas de prevención”.

La primera, la prevención primordial, que consiste en la educación desde niños para que no adquieran los factores de riesgo. Le sigue la prevención primaria para adultos, que tienen los factores de riesgo, en donde la visita al médico es importante para el control de la hipertensión, obesity, diabetes y otros elementos que afecten al corazón. El tercer punto por considerar es que si un paciente ya tuvo un evento cardiovascular, tendrá que cambiar sus hábitos de vida.

Investigadores científicos desarrollaron un método no invasivo para evaluar las arterias de un paciente, detectar inflamaciones y posiblemente evitar enfermedades del corazón antes de que sean demasiado severas para ser tratadas, según un estudio. Durante décadas, los doctores se han apoyado en tomografías y angiogramas para detectar enfermedades de arterias coronarias, que son donde tienen su origen los ataques al corazón.

Estas pruebas se concentran en hallar conductos que se han vuelto más estrechos debido al colesterol u otra sustancia, restringiendo el flujo de sangre al corazón.

En realidad, la inflamación es la principal culpable de bloqueos en las arterias que causan los ataques al corazón.

Fuente: eluniverso.com

Web Design BangladeshBangladesh Online Market